• contacto@saludlaboral.uy
  • 2626 0189

En el trabajo, “al mal tiempo, buena cara”… siempre!!

  • 0

En el trabajo, “al mal tiempo, buena cara”… siempre!!

Tags : 

por Dr. Ernesto Velázquez
Posgrado en Salud Ocupacional

Que el mal humor crónico y la salud no se llevan bien, es una experiencia que casi todo el mundo a experimentado, y sin embargo, esta situación es tan común, que la insatisfacción laboral está siendo una de las plagas más difundidas a nivel global.

El Burn Out en algunos paises y profesiones llega a ser tan alto como el 60 %, y es un problema que no queda circunscripto al ámbito laboral sino que se va con la persona que lo padece hasta la casa y termina afectando todo el entorno familiar, generando así un círculo vicioso muy dificil de romper a menos que se tome plena conciencia del problema y se busquen activamente herramientas individuales y organizacionales para contrarrestarlo.

Tal vez no podamos controlar muchas condiciones de nuestro entorno laboral porque hay decisiones que no dependen de nosotros, pero si nos lo proponemos, sí podemos controlar y/o evitar las consecuencias más dañinas del mal humor y el estrés crónico.

Cuando nos enojamos o vivimos de mal humor y quejándonos, la mayoría de las veces sin ser conscientes de ello, nos vamos transformando poco a poco, el corazón se acelera, la presión sube, la adrenalina fluye a raudales y nuestras emociones quedan fuera de control entre muchas otras cosas.

En este estado, literalmente estamos al borde de un precipicio muy peligroso porque además del malestar propio que el mal humor o el estrés excesivo provoca, el cuerpo puede no soportarlo y sufrir las consecuencias en forma de un infarto cardíaco por citar uno de los más frecuentes.

Por eso conviene ser Consciente de nuestros estados emocionales, y una forma de logarlo es con observación, con auto-observación.

Todos los seres humanos somos capaces de auto-observarnos, pero lamentablemente es un don que no se ejercita con mucha frecuencia y la inmensa mayoría nos dejamos dominar por nuestras emociones lo que tarde o temprano, termina produciendo una muy mala calidad de vida.

¿Cómo se logra la auto-observación?

Del mismo modo que podemos llevar nuestra atención a cualquier parte del cuerpo que se nos solicite, también podemos llevarla más adentro, haz el siguiente ejercicio:

Observa la postura en la que estás ahora sentado, observa la sensación que te produce el contacto con el teclado, con el ratón de tu computadora, con el asiento, ahora deja las manos quietas y trata de identificar sin mirarlo, donde está tu dedo índice derecho, …ahora observa como el aire entra y sale por tu nariz, intenta mantener tu atención focalizada en este proceso, sólo observa, no fuerces, sólo observa. Comienza con dos o tres respiraciones completas y luego ve aumentando gradualmente. Recuerda, solo observa, no tienes que forzar absolutamente nada, alcanza con ser “plenamente consciente” de la sensación física que produce la entrada y la salida del aire por tu nariz.

Del mismo modo puedes observar el estado de ánimo predominante en este momento. No busques etiquetarlo, sólo obsérvalo.

Este ejercicio de auto-observación o de toma de conciencia de uno mismo, conviene practicarlo con frecuencia. De esa forma se desarrolla la capacidad de estar alerta a los estados de ánimo interiores y no ser asaltados por ellos en forma desprevenida. Esta mirada hacia adentro, nos ayuda a tomar distancia y por eso mismo, a ganar tiempo y ganar la libertad de decidir cual será nuestra respuesta más apropiada a la situación que se nos presente sin perder los estribos …ni las coronarias.

La observación de nosotros mismos nos lleva a la Libertad, a la libertad de elección. Con la observación perdemos la inocencia, nos damos cuenta, y aún cuando no podamos evitar sentirnos de malhumor, sí pierde el poder de dominarnos o de ser un mero acto reflejo inconsciente que nos atrapa y literalmente nos envenena sin que podamos hacer nada.

Sólo después de aprender a observarte y a tomar cierta distancia de ti mismo, estarás en condiciones de decidir si seguir en ese estado o hacer algo para cambiarlo. El cambio puede darse en la medida que nos apropiamos de herramientas como ésta de respirar conscientemente profundo y buscar conscientemente la paz mental.

En tanto no seas capaz de observarte, siempre serás una “víctima”, víctima de ti mismo en primer lugar y víctima de todas aquellas situaciones y/o personas que logran “sacarte” con facilidad.

“Conécete a tí mismo” y ten la certeza que definitivamente ganarás en Salud.


Déjenos su Consulta