¿Qué es el estrés laboral?

estrés laboral

¿Qué es el estrés laboral?

Como disparador para la reflexión vamos a recurrir a la definición de la NIOSH (National Institute for Occupational Safety and Health), para la cual “el estrés laboral se puede definir como las respuestas físicas y emocionales dañinas que ocurren cuando los requisitos del trabajo no coinciden con las capacidades, recursos, o necesidades del trabajador.

El estrés laboral puede y suele causar graves problemas de salud, incluso lesiones y por desgracia, hasta la muerte. El concepto de estrés laboral a menudo se confunde con desafío, pero estos conceptos no son lo mismo y por eso es muy importante conocer la diferencia.

El desafío nos energiza psicológica y físicamente, y nos motiva a aprender nuevas habilidades y dominar nuestros trabajos. Cuando se supera un desafío, nos podemos distender de la presión del tiempo para sentirnos relajados y satisfechos. Por lo tanto, el desafío es un ingrediente importante para la salud y el trabajo productivo y dada la importancia que tiene en nuestra vida laboral, suele ser a lo que la gente se refiere cuando dice “un poco de estrés es bueno”.

Pero para muchos, la situación es muy diferente, porque cuando el desafío se convierte en demandas de trabajo (impuestas o autoimpuestas) que no se pueden cumplir, la relajación se esfuma y prevalece el agotamiento, y la sensación de satisfacción es remplazada por una de agobio constante incluso durante los fines de semanas por todas las tareas pendientes o los plazos a cumplir, podemos estar seguros que el estrés se instaló en nuestra vida y el escenario está preparado para la enfermedad, los accidentes y lesiones y finalmente el fracaso laboral en el mejor de los casos.

A diferencia de los grandes acontecimientos vitales que suelen generar estrés agudo y son totalmente comprensibles para cualquiera, desde la muerte de un ser querido hasta el nacimiento de un hijo por ejemplo, el gran problema con este asesino silencioso, es lo sigiloso que puede ser para instalarse en nuestra vida.

Esta lentitud suele provocar que de forma inconsciente vayamos normalizando hábitos insalubres que lo único que hacen es reforzar el impacto negativo que tiene el estrés. Desde dormir menos a empezar a fumar o aumentar radicalmente el consumo de tabaco, café, psicofármacos, drogas o alcohol. También empezaremos a justificar el sedentarismo crónico y los malos hábitos alimenticios con la excusa de la falta de tiempo, etc., etc., etc.

Todo esto lo único que hace es agravar el problema, la solución como con cualquier otro problema o desafío comienza cuando decidimos dejar de hacer de cuenta que no existe y lo enfrentamos para comenzar a buscar las posibles soluciones.

Prevención Consciente

La Prevención y la Gestión Consciente son la Clave. No existen soluciones mágicas ni universales que se puedan recetar como si de una aspirina se tratara, pero si existe la oportunidad de prevenir los estragos en la salud física y mental que el estrés suele producir. Básicamente se trata de ser mucho más conscientes de su existencia, de las causas, los síntomas y la gama de opciones con las que podemos evitarlo o al menos minimizarlo al máximo.

Es en este sentido que a lo largo del año, a través de este tipo de artículos y talleres presenciales que pondremos a disposición de todos, comenzaremos a comentar y compartir herramientas con las que podemos mejorar nuestra calidad de vida y así contrarrestar el vertiginoso ritmo de la vida moderna y su principal síntoma negativo como lo es sin lugar a dudas el estrés laboral.

  • Por último un par de preguntas de autoevaluación:
    ¿Qué haces tú cuando te sientes bajo los efectos del estrés o
    la ansiedad?,
  • ¿La forma en que gestionas estos sentimientos, son
    saludables o por el contrario son poco saludables
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba